Noticias

Articulos

Licopeno ¿compuesto de interés en salud pública?
Autor: Dra. Begoña Olmedilla Alonso
Fecha: 2001-06-15 00:00:00.0
Procedencia: Unidad de Vitaminas. Clínica Puerta de Hierro. Madrid
Medio:

En los últimos años se está produciendo un creciente interés por el licopeno en relación con su posible papel en la salud humana. Esto se debe a que los resultados de varios estudios epidemiológicos han sugerido que las personas que toman una elevada cantidad de alimentos ricos en licopeno, tienen un menor riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, en especial el de próstata. El licopeno también se ha estudiado en el laboratorio y se observa que tiene una elevada capacidad antioxidante, por lo que puede jugar un importante papel en las defensas de nuestro organismo frente al daño provocado por un exceso de radicales libres.

Ante esta información es interesante saber qué es el licopeno y cómo llega hasta el organismo humano. El licopeno es un pigmento soluble en grasas, al cual deben su característico color rojo los tomates, sandías y pomelo rojo entre otros. El licopeno, al igual que el más conocido b-caroteno, forma parte de la gran familia de los carotenoides, compuestos que no forma el hombre en su organismo, sino que los tiene que obtener a través de la alimentación (lo sintetizan plantas y microorganismos).

En nuestra dieta obtenemos licopeno a partir de alimentos muy definidos, fundamentalmente a través del consumo de tomate y derivados y de sandía. En el tomate maduro, el carotenoide mayoritario es el licopeno (aprox. 83%) y en porcentaje también importante, se encuentra el ß-caroteno, entre un 3- 7%, y otros como son el g-caroteno (que al igual que el b-caroteno tienen actividad provitamínica-A), fitoeno, fitoflueno, etc. El contenido en licopeno aumenta con la maduración y puede presentar grandes variaciones según la variedad, condiciones del cultivo (tipo de suelo y clima), tipo de almacenamiento, etc. La cantidad de licopeno en los tomates de ensalada está alrededor de 3000 µg/100g y en los de "tipo pera" es más de diez veces esa cifra. De forma general, el contenido de licopeno es menor en los tomates cultivados en invernadero (en cualquier estación) que en los tomates producidos al aire libre durante el verano, así como también el contenido de licopeno es menor en frutos que se recolectan verdes y maduran en almacén en comparación con los frutos madurados en la planta. La facilidad con la que incorporamos el licopeno a nuestro organismo (es decir, su biodisponibilidad) es diferente según la forma en que lo consumamos, así por ejemplo cuando se toma con aceite se facilita su absorción.

En España, según nuestros cálculos, a partir de frutas y hortalizas frescas, la cantidad de licopeno que consumimos es de aproximadamente 1,3 mg / persona / día.

El que haya muchas pruebas que muestran que el licopeno contenido en nuestra dieta es beneficioso para nuestra salud, no implica, de forma inmediata, que si lo ingerimos de forma aislada (en pastillas, cápsulas, etc) nuestra salud vaya a mejorar o podamos evitar ciertas enfermedades. Todavía habría que realizar muchos estudios antes de poder hacer recomendaciones para consumirlo aislado. Pero lo que sí se puede recomendar es aumentar su ingesta a partir de las frutas y hortalizas.